"Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma"

Rediseñando Vidas y motivando corazones

"Siempre se puede empezar de nuevo,
la vida constantemente está llena de oportunidades"

Coaching Medellín Colombia

Su historia, su camino, su opción de vida

Coach de vida y escritora

Sandra Jaramillo Botero

Con el paso del tiempo Sandra se convirtió en una asidua lectora de este género y se interesó en buscar otros autores dedicados a la literatura espiritual. Esta elección de vida la condujo a tener un espíritu alegre, un gran amor por la vida y a mantener una actitud positiva a pesar de las dificultades y las diferentes caídas que ha tenido a lo largo de su existencia.

Sandra se graduó como Diseñadora Industrial en la Universidad Pontificia Bolivariana, aparte de ser una persona espiritual, por sus venas corre una gran pasión por el arte. También cuenta con algunos estudios en mercadeo en la misma universidad. A lo largo de su trayectoria combinó su trabajo con su continua búsqueda de superación, para lo cual tomó varios cursos de crecimiento personal, PNL y coaching, tanto en Colombia como en el Canadá donde vivió varios años con su esposo.

En 1998 a sus veintisiete años de edad, Sandra resultó gravemente herida en un accidente de tránsito, lo que la llevó a estar en coma y a permanecer en un hospital durante varios meses. Las experiencias, sentimientos y sensaciones que vivió mientras estaba en coma, fueron tan inusitados que no se comparan con nada que haya vivido en el antes o el después de este increíble viaje al más allá.

Uno de los momentos que más recuerda es cuando observó su cuerpo desde arriba, mientras veía como el equipo de médicos y enfermeras trataban de reavivarla por medio de una reanimación cardiopulmonar. En aquel momento su único pensamiento fue: “Señor ayúdame porque ya no tengo fuerzas para continuar luchando sola”.

Otro de sus episodios favoritos para contar, es haber escuchado la voz de una mujer que le decía: “Sandra si crees en los ángeles, pídele al arcángel San Rafael que te cubra con su manto verde y te ayude a sanar”; inmediatamente descubrió en frente de ella la presencia del arcángel, y en su estado de coma pudo observar como aquel maravilloso ser la cubría con una luz verde mientras le manifestaba que él estaba allí para curarla y ayudarla a salir adelante. Lo mejor de esto es que a su regreso, ella reconoció la voz de aquella joven enfermera, otro ángel de carne y hueso que le brindó el mensaje perfecto en el momento oportuno.

Sandra regresó del coma más positiva y luchadora que nunca, su amor por la vida aumentó en un ciento por ciento, y sus inmensas ganas de vivir la convirtieron en un ave Fénix que se levantó de las cenizas con más ímpetu y más fuerzas para seguir adelante. Durante el largo y duro proceso de recuperación ella contó con el apoyo y el amor incondicional de sus familiares y amigos, ellos la acompañaron en todo momento a mantener el balance emocional y a recuperar la salud de su cuerpo físico.

Luego de su recuperación siguió la ardua tarea de retomar de nuevo las riendas de su vida, esta etapa no fue fácil y la llevó a cambiar por completo sus metas y sus sueños. A partir de ese momento su vida dio un giro de ciento ochenta grados y entendió que cuando se cierra una puerta se abren mil ventanas y eso fue lo que sucedió. Al poco tiempo conoció al hombre que hoy en día es su esposo, su compañero, su amigo, su cómplice y su aliado. 

Sandra se dio cuenta que debía retribuirle al mundo todo lo que había recibido, por eso desde hace más de quince años ella ha buscado la manera de llegarle a la gente, no solo para contar su historia, sino también para compartir sus vivencias y ayudar a través del coaching a todo aquel que atraviese por un momento difícil, que su vida sentimental no funcione, que haya tenido la pérdida de un ser querido o que sufra una terrible enfermedad; a aquellas personas que necesitan descubrirse a sí mismos, reconstruir su proyecto de vida y retomar las riendas de esta.

Para ello Sandra ha difundido su mensaje por medio de sus escritos, sus charlas, sus talleres y sus videos. Ella está convencida que si le dieron una segunda oportunidad de vida, fue para continuar con su crecimiento espiritual y para ayudar a otros en su proceso de transformación y en su historia de vida.  

Amante de la vida y una total convencida de que nacimos para ser felices. Desde los ocho años de edad Sandra comenzó a sumergirse en un viaje espiritual y de superación personal, su padre fue el promotor de esta maravillosa aventura que ella adoptó desde entonces. Debido a su problema de dislexia y a la dificultad que ello le trajo para aprender a leer y a escribir, su progenitor comenzó a despertar en ella el interés por la lectura a través de libros como El Principito, Juan Salvador Gaviota, El Don de la Estrella, entre muchos otros.